Posteado por: carusu | 2010/09/22

El regreso II: Ljubliana-Venecia-Niza-Santander

Después de un agotador regreso finalmente pudimos alcanzar tierras conocidas en otro interminable viaje de regreso de dos días, con sus noches, pasando por Venecia, donde estuvimos unas horitas, las justas para sacar alguna foto y cogiendo el tren para Niza, que al igual que a la ida tuvimos que hacer noche, para finalmente regresar a casa.

FIN.

Posteado por: carusu | 2008/10/21

El regreso I: Krk – Rijeka – Ljubljana

Decimonoveno día de viaje. Iniciamos el regreso al hogar. Nos quedaban todavía unas buenas kilometradas hasta coger nuestra cama. Ese día lo gastamos hasta media mañana en Krk haciendo algunas compras, para después de comer volver a Rijeka en autobús. Esta vez sí visitamos Rijeka, pero aparte de la zona del puerto no tiene mucho.

 

Posteado por: carusu | 2008/10/21

La isla de Krk

Decimoctavo día de viaje. después de dormir en la estación de Rijeka nos acercamos a la de autobuses con la intención de ir a la isla de Krk, y a su capital Krk. Se pronuncia “kerk”. Esta isla está al sur de Rijeka y está unida al continente por un puente colgante que se cierra los dáis de mucho viento. Es una zona turística a tope sobre todo de alemanes (y austríacos) e italianos ya que queda relativamente cerca de sus fronteras. En esta isla ns quedamos en un camping caravanero y nos dedicamos a tomar el sol y a hacer el zángano, apenas hay fotos, para que veáis a que nos dedicábamos. 

 

El hecho de que apenas haya fotos es que se han borrado o no salieron unas cuantas, pero que se le va a hacer, siempre puede uno volver a Krk.

Posteado por: carusu | 2008/10/21

De Zadar a Rijeka pasando por Karlovac

Decimoséptimo día de viaje. Un buen palizón en tren desde Zadar a Rijeka. Todo el santo día en el tren, porque para llegar a Rijeka no hay tren por la costa, así que tiene que ir hacia el interior de Croacia y poder enganchar con algún tren que se dirija hacia la costa de Istria. No visitamos nada, de Zadar a Karlovac en tren a pagar por que no había ni uno mas y llegados a Karlovac comimos y esperamos al tren que nos llevara a Rijeka, donde llegamos anocheciendo y en cuya estación pasamos la noche.

Posteado por: carusu | 2008/10/21

La costa dálmata II: Zadar

Decimosexto día de viaje. Partió el tren de Knin destino Zadar a las 4 de la mañana, durmiendo como lirones, hasta casi las 7 cuando comenzaba a hacer paradas y la gente te despertaba al entrar en el vagón. Llegados a Zadar fuimos directos al youth hostel, que no estaba mal. Dormimos un porrón hasta media tarde que hicimos la visita de Zadar, bastante parecida a Šibenik, pero mucho mas turística, aquí se empezaba a ver movimiento internacional. En cuanto a Zadar pues sin mas, para pegar un voltio y comerte un helado, y si llevas dos semanas durmiendo mal y viajando fenomenal para dormir y descansar ese día. Por eso no hay mucha foto.

 

Esa noche conocimos a un irlandés sesentón, un viajero que estuvo charlando con nosotros de la vida hasta que nos fuimos todos a dormir, con la intención de llegar a Rijeka el día siguiente.

Posteado por: carusu | 2008/10/21

La costa dálmata I: Šibenik y Jadrija

Decimoquinto día de viaje. Después de la parada obligatoria en Perkovic, partimos desde esa estación y ya montados en el tren arrivamos a Šibenik, otra de las muchas ciudades costeras croatas. También estuvo bajo dominación veneciana y al final toda la costa dálmata es parecida, con sus pueblitos subiendo por las faldas de una colina donde arriba del todo hay una fortaleza, castillo o torre de vigilancia.

En Šibenik pasamos hasta media mañana, dando una vuelta por el centro histórico, subiendo al castillo y bebiendo agua, que hacía bastante calor.

 

A media mañana después de ver  Šibenik, que se ve en poco tiempo, tomamos un barquito hacia Jadrija, una zona de playa y veraneantes, zona de playa se refiere a un muelle desde donde bajas al agua y hay unas construcciones tipo almacenes o taquillas no muy grandes donde las familias tienen sus utensilios playeros. De Jadrija destacar el ostiazo que se pegó Os al bajar al agua y la rotura de las gafas de buceo, amén de la perdida del barco y la tostada que trajimos todos al quedarnos dormidos.

Visitado Jadrija volvimos a Šibenik, desde donde intentamos llegar esa misma tarde a Zadar, el siguiente punto de destino, pero fue imposible. Nuevamente pasamos por Perkovic, la maldita, y después de estar parados unas dos horas pudimos continuar camino hacia Knin, otro de los nudos de comunicación del interior croata. Pero allí en Knin se acabó la suerte, no había mas trenes hacia Zadar, y eso que eran las 6 o 7 de la tarde. Así que merendamos, fuimos a comprar algo para cenar, dimos un pequeño voltio, en el que vimos que Knin fue frente de guerra ya que hay zonas con buenos pepinazos y pasamos un rato hasta que volvimos a hacer la jugada de Perkovic, dormimos en el mismo tren que iba hacia Zadar, que salía a las 4 de la mañana. Así que nuevamente dormimos en camarotes privados y en “cama”.
Posteado por: carusu | 2008/10/20

El hogar del “Banana Split” y la isla de Vis

Decimocuarto día de viaje. Dos semanas ya, y todavía no nos habían disparado. Esa mañana después de pasar la noche en l estación de Split, que parecía un tanto abandonada, conseguimos habitación en una casa particular. Como en el caso de Mostar. Resulta que el hijo de los dueños había estado en Santander en el Centro Retro y allí tenía fotos de la ciudad. La casa no estaba mal y el tipo parecía un ex-combatiente.

Split no está mal, pero tampoco es la repanocha, el casco antiguo resulta que está encajado dentro del antiguo palacio imperial de Diocleciano. La plaza actual era la sala de reuniones, por ejemplo, era muy curioso como se había adaptado la población a las antiguas dependencias palatiles. Y por supuesto el fervor popular por el Hajduk Split, el equipo de la ciudad, había referencias a él por todos lados.

Después de visitar Split por la mañana decidimos visitar la isla de Vis, a dos horas en barco. Antigua sede de la armada yugoslava es la menos turísticas de las islas croatas, pero empieza a ser descubierta como lugar donde pasar una temporada. Es muy parecida a cualquiera de las islas Eolias, me recordó extrañamente a ese otro viaje que hice a las islas al norte de Sicilia. Allí alquilamos un coche en el mismo Vis, capital de la isla, un pueblucho, que apenas tiene 4 o 5 pueblos. Después de dar un voltio por Vis cogimos el coche para ir a Komiža, al otro lado de la isla, a 15 km o así, no mucho. Allí pasamos la tarde tostádonos como lagartijas, croatas por supuesto.

A la llegada a Split tomamos un tren con intención de llegar Šibenik, haciendo transbordo en Perkovic. Ahí es cuando comienza la maldición de Perkovic. Al llegar nos enteramos que no había mas trenes así que decidimos pasar la noche en la estación, poco mas que un apeadero, con unos baños al lado que estaban peor que Mostar en día de bombardeo. Preguntamos al tipo de la estación si había algún problema por dormir allí, ninguno, albricias, parecía mentira, y lo era. Llegó el cambio de turno, un gordo y dijo que nanai, que GO AWAY!, bien empezó el baile y el jolgorio, pensaba que nos echarían los perros, por que Perkovic amigos mios es poco mas que un pueblucho. Cuando ya estabamos instalados en otro refugio al raso volvió el anterior tipo de la estación que dijo que cuando el otro se fuera podíamos dormir dentro del tren que iba a Šibenik, que ya estaba en la estación. Así que finalmente dormimos bajo techo, con “cama” individual. Perkovic, que jodíos.

Decimotercer día de viaje. Después de llegar el día anterior a Dubrovnik decidimos dormir en la estación de autobús. Al llegar pasamos por una situación digna de estrella de Hollywood al llegar a la estación. Nada más bajarte del autobús te asaltan cientos de personas con un cartelito ofreciendote habitación, pero es según pisa el primer escalón para bajar, ROOMS! ROOMS!, se empujan, se abalanzan sobre tí y te persiguen, ROOMS! ROOMS!, daba igual que se lo hubieras dicho setenta veces, volvían a mirarte y te volvían a decir rooms?, QUE NO! COJONA!, que me encanta dormir al raso.

Después de pasar la noche en la estación muy de mañana iniciamos la visita a  Dubrovnik, y hacerlo tan de mañana es un acierto, no hay ni un turista a las 7 de la mañana y puedes contemplar la belleza de sin duda la perla del viaje. Alas 11 de la mañana no ves ni las baldosas del suelo de la pilísima de gente que se agolpa en las calles.

Dubrovnik es toda ella Patrimonio de la Humanidad y según entras en el caso histórico no te pregunats porqué. Es preciosa, parece anclada en el tiempo, lo único malo que es muy turística y encima es casi parada obligatoria de los cruceros por el Mediterráneo.

El "baño" de Dubrovnik

El "baño de Dubrovnik

Un simpático señor que ofrecia sus servicios de sicario en la estación de Dubrovnik

Un simpático señor que ofrecía sus servicios de sicario en la estación de Dubrovnik

La calle principal de Dubrovnik. Ni un turista a esas horas.

La calle principal de Dubrovnik. Ni un turista a esas horas.

Otra toma de la calle principal

Otra toma de la calle principal

dentro de las murallas todo es barroco, tal y como lo dejaron los venecianos. Dubrovnik en italiano es Ragusa.

dentro de las murallas todo es barroco, tal y como lo dejaron los venecianos. Dubrovnik en italiano es Ragusa.

Fachada de la catedral de Dubrovnik

Fachada de la catedral de Dubrovnik

Plaza Central de Dubrovnik

Plaza Central de Dubrovnik

En Dubrovnik te puedes pegar un paseo de 2 o 3 km por las murallas de la ciudad, desde donde tienes unas vistas curiosas del interior de la ciudad y la zona circundante como la isla de Lokrum, a la que fuimos a la tarde. Dubrovnik fue de las primeras ciudades bombardeadas de la guerra, ya que es fronteriza con Serbia, Montenegro y Bosnia, pero al ser Patrimonio de la Humanidad lo reconstruyeron todo rápidamente ya que llegaron fondos de diversos sitios. En lo único que te puedes dar cuenta de que la guerra pasó por aquí es que todos los tejados son nuevos, algo que sólo ves desde las murallas.

Vista de Dubrovnik y sus tejados nuevos

Vista de Dubrovnik y sus tejados nuevos

Dubrovnik es parada de cruceros casi obligatoria

Dubrovnik es parada de cruceros casi obligatoria

Sobre las murallas

Sobre las murallas

Cómo nos gusta hacer el tarin

Cómo nos gusta hacer el tarín

Las callejas de Dubrovnik, clavadas a algunas de Catania, incluida la morena

Las callejas de Dubrovnik, clavadas a algunas de Catania, incluída la morena

Descanso

Descanso

Vista de Dubrovnik y de Lokrum, la isla a la que fuimos a la tarde

Vista de Dubrovnik y de Lokrum, la isla a la que fuimos a la tarde

Esa tarde después de visitar Dubrovnik fuimos a tomar el sol a la cercana isla de Lokrum. Llegabas a ella por medio de una especie de Regina o Pedreñera. Para mí fue la mejor “playa” del viaje, eran lajas de piedra lisas, no como las malditas piedras puntiagudas y seguramente untadas de curare de las demás “playas” croatas.

Vista de Dubrovnik desde la "pedreñera que va a Lokrum

Vista de Dubrovnik desde la "pedreñera"

Intrépida navegante del Adriático

Intrépida navegante del Adriático

Vista del casco histórico de Dubrvnik desde la isla de Lokrum

Vista del casco histórico de Dubrvnik desde la isla de Lokrum

las calas secretas de Lokrum

las calas secretas de Lokrum

Indicando a quien me quisiera escuchar donde estaba Montenegro

Indicando a quien me quisiera escuchar donde estaba Montenegro

Después de esta visita de Dubrovnik a Split cogimos un autobús (por que a Dubrovnik no llega el tren) por la noche que nos llevó hasta Split, hogar del afamado “banana split”, donde dormimos en la estación nada mas llegar. Pero eso ya lo contaré.

Posteado por: carusu | 2008/10/17

Pepinazos a la Mostar

El equipo delante del Puente Viejo

El equipo delante del Puente Viejo

Duodécimo día de viaje. Despertamos en casa de Dada, la mujer que nos ofreció habitación por 10 euros la cabeza. Su casa estaba a unos 100 metros de la estación, incluso menos. Nos dejó unas llaves y nos fuimos a pasear por Mostar y sobre todo a desayunar, que no habíamos cenado aquella noche.  Desayunamos, si amogos, un maravilloso Ćevapčići, la joya culinaria bosnia, eso si que es un desayuno, y no cigarrillos con agua, encima al módico precio de 2 euros y pico, sumando un yogur o kefir. Viva Bosnia y sus  Ćevapčići, solo por ellos merecen la independencia. Que me perdone la madre patria serbia.

Bueno pues Mostar si que está hecho picadillo, parece que las tropas se han retirado antesdeayer, se e que han reconstruído gran parte de la ciudad, sobre todo del casco histórico y el mítico puente de los francotiradores, pero la parte norte, my god, eso si que está reventado.

Ahora mismo está resurgiendo como destino turístico, que si que es bonito y chulo y volvería a ir, pero creo que la gente va mas por el morbo que por otra cosa, gente entre la que me incluyo claro. Los chavales que conocimos se metieron entre unas ruinas a escarbar, cosa que no recomiendo, que la zona todavía está llena de minas y esas cositas y encontraron una pila de casquillos.

Nuestra habitación en casa de Dada

Nuestra habitación en casa de Dada

El desayuno de los campeones, Ćevapčići con yogur

El desayuno de los campeones, Ćevapčići con yogur

Comienzan los pepinazos

Comienzan los pepinazos

El nuevo hotel construido al lado del antiguo

El nuevo hotel construído al lado del antiguo

La Plaza de España de Mostar, con los nombres de los soldados caidos en Bosnia

La Plaza de España de Mostar, con los nombres de los soldados caídos en Bosnia

Era bastante normal ver los edificios como reconstruídos a mitad, parecía en algunos casso hecho a drede, como para recordar. Por ejemplo en la calle principal norte un lado estaba siendo reconstruído por medio de ayudas de diversos países, y venía el cartel en serbocroata y en el del país de origen de la ayuda que en esta ciudad, la española es mucha, por ello supongo que renombraran a una plazuela la plaza de España. Pero sin embargo el otro lado de la calle queda como se quedó tras los combates.

El caso de los edificios mitad si, mitad no. La explicación puede estar simplemente en que un portal se ha renovado y el otro no.

El caso de los edificios mitad sí, mitad no. La explicación puede estar simplemente en que un portal se ha renovado y el otro no.

ésta si que estaba como un colador

ésta sí que estaba como un colador

Después del paseo por la zona norte regresamos al centro de la ciudad, al casco histórico, donde está la zona turística y comercial. Una zona guapa, guapa, con su mítico Puente Viejo (reconstruído), las mezquitas (también tiene una gran población musulmana), y su pequeño pero animado mercado. Todo ello es Patrimonio de la Humanidad.

Stari Most, o puente viejo de Mostar

Stari Most, o puente viejo de Mostar

Habia un club de saltadores, que por unos euros se tiraban al Neretva

Había un club de saltadores, que por unos euros se tiraban al Neretva

La normalidad ha vuelto a Mostar. Turistas comiendo en las terrazas mientras observan los pepinazos de los edificios

La normalidad ha vuelto a Mostar. Turistas comiendo en las terrazas mientras observan los pepinazos de los edificios

La mezquita Tamacica, creo recordar

La mezquita Tamacica, creo recordar

Eso son 7 € de tabaco en Mostar. Hurra!

Eso son 7 € de tabaco en Mostar. Hurra!

Después de echar unos dobro duhan (buen tabaco) en Mostar y agregar unas cuantas palabras a nuestro diccinario de serbocroata esa misma tarde cogimos el bus con dirección a Dubrovnik, y adentrarnos nuevamente en tierras croatas. Después de otr sesión por supuesto de passport please, ya que depués de llegar a la costa croata hay que pasar los apenas 10 km que tiene Bosnia de mar, así que en ese trayecto nos lo pidieron 6 veces. Salida de Bosnia entrada en Croacia, el paso del mar bosnio 4 veces, dos por pase de frontera.

Posteado por: carusu | 2008/10/16

La visita guiada de Sarajevo

Undécimo día de viaje. Llegamos después de una tempestuosa noche a Sarajevo. Digo tempestuosa porque fue una de las mayores aventuras llegar desde Novi Sad hasta Sarajevo en una especie de guagua donde cada dos por tres te pedían el passport please en el frío de la noche. Nada menos que cuatro veces desde las 23:30 hasta las 6 o 7 que llegamos a Sarajevo.

A la salida desde Novi Sad estaba clarísimo que éramos los únicos no balcánicos del bus, pero había una estudianta de español entre nosotros que hizo amago de tener conversación, hasta que se durmió y nos dejó desamparados. El viaje transcurría por carreteras no iluminadas, eso es mas o menos lo que vó durante el trayecto ya que permanecí despierto buena parte. Entre los magníficos asientos para gente de menos de metro y medio, los ronquidos ( y esta vez no eran lo míos, caray ), el olor a pezuña, las uñas halconiles de la mujer de al lado (en los dedos de los pies, fijo que atrapaba peces con eso) y en fin el estilo marchoso de aquella guagua por carretera balcánica no me dejaban dormir.

De vez en cuando el autobusero paraba para echarse un cigarro y de paso todos los demás del autobús y allí estabamos 10 minutos parados, echando cigarros, “charlando” con el personal. También de vez en cuando en mitad de la oscura noche el autobús se paraba, bajaba un tipo se decía “hasta luego” con el chofer y desaparecía en la penumbra, por mas que miraba a través del cristal no veía nada. ¿A dónde cojones irá el tipo este a las 3 de la mañana?, me preguntaba, fijo que había hasta lobos en aquellos parajes y devoraron a alguno.

Después hasta cuatro veces nos pidieron el passport: para salir de Serbia y entrar en la Federación Serbia de Bosnia y después para salir de la misma y entrar en la Federación Croato-Bosnia de Bosnia. Sí , aquello sigue siendo un chocho de aúpa. En uno de esos intercambios de passports temí por nuestra vida. Nunca olvidaré las fieras miradas de la gendarme serbia de frontera, con sus uñas pintadas de rosa, su lucida melena rubia al viento, mientras hacía fuerza de voluntad y no descerrajarnos tres tiros a cada uno.

– Španjolski? Spanski?. – Sí, digo da! da!, eso dice en el passport, maja. Revisaba nuestros caretos, menos el de Andrea que se había tapado. Yo que estaba sentado al lado observaba la escena digna del OK Corral. Sólo le faltaba decir a la serbia ¿Por qué cojones no se quita tu compañera el puto trapo para que le pueda ver el careto sin necesidad de desenfundar? ¿Y encima me baila el pasaporte delante de la cara?. Vi dosmil años de odio, guerras y asesinatos en la mirada de aquella gendarme serbia. En ese nanosegundo comprendí el odio que convulsiona esa tierra. Este viaje es una de mis preferidos, por lo menos hay que contar.

Y llegamos a Sarajevo de mañanita, lloviendo, jarreando, pero aún así las vistas eran la repanocha desde las montañas que la rodean, y desde donde los serbios arreaban pepinazos a la ciudad, toda esa zona limítrofe está llena de ruinas y de casas incendiadas etc, en Sarajevo todavía hay bastante huellas de los combates, pero no tanto como en Mostar. Y en esta autobús viajaba Ranka, la serbia. Un personaje en toda regla, que nos ayudó bastante en Sarajevo, nos hizo de guía (mientars hacía sus quehaceres diarios, fotocopias sobre todo) nos volvió locos, nos hablaba en serbio, así para entendernos, nos pagó el trolebús desde la estación de buses de Sarajevo, que no se porque se dice de Sarajevo, si no está en Sarajevo sino a tomar por culo, nos cambió euros por marcos convertibles, la maravillosa moneda bosnia. Y estaba loca, o al menos zumbada. Venía a Sarajevo a litigar con el gobierno por unos edificios de su familia que habían bombardeado durante la guerra y ahora le querían quitar los terrenos para hacer una especie de reforma agraria o de suelo. Que tenía una hija que estudiaba economía, que ella era profesora y que tenía una casa en Montenegro y que nos invitaba el año que viene a veranear allí. Eso todo en serbio claro. Para que veáis que dominio de la lengua teníamos. Y nos habló sobre todo de la rat rat pum pum, la guerra.

Los trolebuses de Sarajevo. Ranka en cabeza con su inseparable mochila roja.

Los trolebuses de Sarajevo. Ranka en cabeza con su inseparable mochila roja.

El interior del trolebús

El interior del trolebús

Técnicamente los primeros disparos de la Primera Guerra MUndial fueron esos

Técnicamente los primeros disparos de la Primera Guerra MUndial fueron esos

El desayuno del equipo Ranka

El desayuno del equipo Ranka

Ćevapčići, la madre de todos los desayunos. Se pronunciaba algo asi como sebapchichi.

Ćevapčići, la madre de todos los desayunos. Se pronunciaba algo así como sebapchichi.

De paseo por Sarajevo nos agarramos una buena chupa, pero es una ciudad digna de visitar. Si lo Balcanes es un popurrí de todo un poco esta es la ciudad que se lleva la palma, aquí “conviven” todos, cada uno en su barrio claro, pero aquí si que hay de todo, serbios, croatas, bosnios, musulmanes, ortodoxos, judíos, católicos, es uno d eesos sitios que te gustaría volver a visitar.

¿Por qué no hay en Santander de éstos? Son geniales

¿Por qué no hay en Santander de éstos? Son geniales

Charlando con Ranka al lado de la Biblioteca Nacional, lo que queda de ella.

Charlando con Ranka al lado de la Biblioteca Nacional, lo que queda de ella.

El cartel a la entrada de la bilbioteca. DO NOT FORGET!

El cartel a la entrada de la bilbioteca. DO NOT FORGET!

La Biblioteca de Sarajevo, se pueden apreciar todavia los pepinazos y el incendio

La Biblioteca de Sarajevo, se pueden apreciar todavía los pepinazos y el incendio

Sarajevo es la ciudad que mas se ha quedado impregnada de la dominación turca, tiene su propio bazar y todo y una pilísima de mezquitas, entre ellas la mas grande de toda Europa. No olvidemos la importancia de la población musulmana en esta región que es prácticamente un tercio.

Plazuela del Bazar de Sarajevo

Plazuela del Bazar de Sarajevo

Callejas del bazar

Callejas del bazar

Llovia sobre Sarajevo

Llovía sobre Sarajevo

Dentro del patio de la Gran Mezquita

Dentro del patio de la Gran Mezquita

El equipo Ranka en la Gran Mezquita

El equipo Ranka en la Gran Mezquita

Ranka ¿dónde nos llevas?

Ranka ¿dónde nos llevas?

Después de una apasionante mañana con Ranka, a la que finalmente tuvimos que dar esquinazo de lo amable que era, nos pegamos un volteo por otra parte de la ciudad, zona centro, y zona musulmana, pero el intringulis está en la zona del bazar.

Paseando por Sarajevo

Paseando por Sarajevo

Cementerio musulmán

Cementerio musulmán

Vista desde el cementerio musulmán

Vista desde el cementerio musulmán

Y aquí termina la visita a Sarajevo, esa misma tarde cogimos el tren hasta Mostar, en la misma estación nos encontramos con una pareja de Španjolski que también iban para allá, y echamos un trivial por el camino. Al llegar nos esperaba Dada, una mujer que alquilaba sus habitaciones a 10 € por cabeza, Dada somos tuyos, fuimos a ver si podíamos comprar algo con los marcos que teníamos, peor no llegaba ni para unas manzanas, así que otra vez cenamos tabaco y agua, el desayuno perfecto.

Older Posts »

Categorías